El barrio
 

 Casa Cavia se encuentra en los límites de un barrio tradicional y sofisticado, pero a la vez dinámico: Palermo Chico. Diseñado por el paisajista francés Carlos Thays en 1912, este barrio invita a transitar el silencio de sus calles empedradas, rodeadas por arboledas añosas. Allí donde el tiempo parece transcurrir con menos prisa, se asoman tanto edificios clásicos —destinados a residencias particulares o embajadas— como imponentes torres de arquitectura contemporánea.
En las orillas del barrio, sobre la calle Cavia entre Libertador y Castex, se encuentra Casa Cavia, que se revela como una pieza arquitectónica noble, de valor patrimonial. Sus ventanas asoman a la Plaza Alemania, otro sitio emblemático. Se trata de un espacio verde diseñado también por Carlos Thays, en el que se destaca la fuente Riqueza agropecuaria argentina, obra del escultor Gustav Adolf Bredow, donada por la colectividad alemana en el centenario de la Argentina. Las tipas, araucarias y geranios —junto a los que solemos ver a los vecinos caminar, correr o descansar luego de una jornada deportiva— completan el paisaje de la plaza y contribuyen, sin duda, al cálido entorno de Casa Cavia.