German Torres, Salvaje Bakery

Su primer recuerdo en la cocina es de los tres años con su abuela: mientras ella preparaba la pasta, él amasaba con los sobrantes que le daba para jugar.
Siendo redactor publicitario, comenzó a estudiar cocina por las noches mientras trabajaba en Guido's Restaurante. Después de un largo viaje por la India, trabajó como cocinero en Dadá Bistró, Le Pain Quotidien, La Panadería de Pablo y San Gennaro, en este último como jefe de cocina. En las cocinas donde trabajó, siempre se ocupó del pan.
Como autodidacta, se volcó de lleno al estudio de la panadería saludable, la masa madre y las harinas fermentadas, y trabajó en Uruguay, México y Nueva York. Dio seminarios de masa madre en el IAG y hoy da clases en CRUDO, escuela de Máximo Cabrera. Asimismo ofrece asesoramiento de panadería alternativa a otros restaurantes.
Para él, “la idea es que te sorprendas cuando pruebes el pan, que sientas que estás probando algo por primera vez. Que te sorprenda algo tan primario como el pan. Hacer pan es valorizar un producto artesanal”