Dar lugar al goce y la reflexión

 

Casa Cavia supo ser y continúa siendo ante todo una casa. Construida en 1927 por el arquitecto y artista noruego Alejandro Christophersen, referente de la arquitectura ecléctica, fue cuidadosamente restaurada para transformarse en lo que hoy es: una vuelta a las maravillas de la Belle Époque en Buenos Aires en diálogo con la contemporaneidad de nuestro presente. Una casa que nos reúne, apasionados por nuestro pasado y por nuestro presente. Una casa que celebra los oficios que contiene: la arquitectura, los libros, la comida y las flores.

Lupe García, directora creativa, convocó a talentos argentinos y los convirtió en anfitriones. Ana Mosqueda (en la dirección de la editorial Ampersand), Julieta Caruso (al mando del equipo de La cocina) Camila Gassiebayle (en la florería Blumm Flower Co.) y Stephania Kallos (a cargo de la restauración original de la casa). Cinco mujeres que trabajan juntas uniendo comida, libros, flores y diseño.

Un rincón donde el encuentro es posible y es nuestra premisa. Entendemos que es ahí donde germina la creatividad. Un espacio donde la rutina se detiene para dar lugar al goce y la reflexión.